El famoso codo de tenista o de «padelista»

Este es el caso de una paciente de nuestro centro. Vino con una epicondilitis de caballo, casi un año de evolución. Había sido tratada por varios fisios con diversas técnicas pero no había mejora. Ahora por fin esta jugando de nuevo al padel, ella creía que nunca más podría volver a jugar.
Este caso es muy común, quien padece esta patología crónica sabe de que estamos hablando, muchas personas ya cansadas se operan y madre mía la recuperación…..
Desde que estamos empleando la EPI en nuestro centro, este tipo de problemas tienen una solución muy rápida, pero sobre todo EFICAZ.



Call Now ButtonLlámanos Ahora
Abrir chat
¿Necesitas un cita?