Esguince de rodilla. Exploración.

¿Qué ocurre cuando nos cruje la espalda?
30 julio, 2018
Dolor de cabeza y migrañas. Cómo prevenirlos y aliviarlos.
13 agosto, 2018

Encontramos tres zonas por las cuales podríamos lesionarnos o hacernos un esguince de rodilla: el ligamento lateral externo, ligamento lateral interno y ligamentos cruzados.

Para que se produzca una lesión de estos ligamentos en la rodilla ha tenido que suceder un acontecimiento traumático, es  muy poco probable lesionarse la rodilla sin saber cuándo y cómo, esto es importante tenerlo en cuenta cuando hagamos la exploración inicial.

Exploración ligamento lateral interno

Se encuentra en la zona interna de la rodilla. Esta banda ancha une el borde medial del fémur con el borde interno de la tibia. En este tramo se une al menisco interno.

  • Encontramos dolor a la palpación.
  • Hinchazón localizada en la cara interna.
  • Dolor al poner en tensión al ligamento, creamos un valgo de rodilla con unos grados de flexión. Aún será mayor el dolor si en esta prueba añadimos una rotación externa de tibia desde el tobillo.
  • Una ecografía o una resonancia va a ser muy útil para ver el estado tanto del ligamento como del menisco. No podremos apreciar esto en la radiografía.

Cuando encontramos una rodilla que no consigue recuperarse, donde la inflamación abarca toda la rodilla, existe una impotencia funcional importante, sensación de que queda ‘encasquillada’ o sensación de inestabilidad, podemos sospechar que también hay una afectación del menisco.

Exploración ligamento lateral externo

Se encuentra en la zona externa de la rodilla, desde la zona lateral del fémur hasta la cabeza del peroné. Es un ligamento más grueso.

  • Dolor al poner en tensión al ligamento, creamos un varo de rodilla con unos grados de flexión.
  • Dolor a la palpación del ligamento que se acompaña de una hinchazón en esta zona.

Es poco frecuente la lesión de este ligamento con respecto al interno y también está menos asociado a lesiones meniscales, aunque tampoco debemos descartarlo por completo.

Exploración ligamentos cruzados

La rotura más frecuente es la rotura del ligamento cruzado anterior. En ocasiones se produce la rotura conjunta de ligamento lateral interno, el menisco interno y el ligamento cruzado anterior, es lo que se conoce como, ‘triada’. En esta triada con frecuencia el cruzado anterior suele romperse aunque el lateral externo haya podido solo distenderse.

Si lo que tenemos es rotura del ligamento cruzado anterior se suele recomendar la intervención quirúrgica.

Para examinar la rotura del cruzado anterior realizamos la maniobra de cajón anterior en la que sujetando la pierna por detrás de la rodilla tiramos hacia la tibia, si al comparar la rodilla sana con la rodilla lesionada observamos un mayor desplazamiento de la tibia, estamos ante una rotura. Suele ir acompañado de una gran inflamación y de un derrame de sangre. La sensación de impotencia e inestabilidad va a ser grande.

Lo ideal es ver siempre la confirmación o la gravedad de esta lesión mediante técnicas de imagen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *