ELECTROMIOGRAFÍA SUPERFICIAL

Readaptación

Readaptación

La electromiografía (EMG) consiste en  una evaluación y registro de la actividad eléctrica generada por la musculatura. La EMG se realiza con un aparato llamado electromiógrafo, el cual detecta la actividad generada por las células musculares (miocitos) cuando se activan tanto de forma eléctrica como neurológica.

 

Mediante la electromiografía se podrían detectar anomalías médicas en cuanto a nivel muscular o neurológico, nivel de activación de las células musculares o miocitos, orden de entrada en funcionamiento o, por otro lado, para analizar la biomecánica de los movimientos a realizar y analizar.

Tu Centro de Fisioterapia en Motril

Los principales casos en los que se realiza una electromiografía son aquellos en los que se producen estos síntomas:

  • Debilidad muscular.
  • Hormigueo.
  • Dolores musculares y calambres.
  • Parestesias.

 

Mediante EMG se podría diagnosticar o bien descartar patologías como distrofias musculares, miastenia gravis (que afecta a la conexión neuromuscular), síndrome del túnel carpiano, afectaciones de nervios periféricos o incluso hernias discales.

 

En la readaptación funcional, se utiliza la combinación de la estimulación muscular y la EMG, con el objetivo de proporcionar una reeducación neuromuscular  en el paciente y en todo tipo de lesiones, ayudándonos de esa manera al correcto reclutamiento de fibras, mejora de la propiocepción y coordinación, y en definitiva, a la correcta y eficaz recuperación de las lesiones de tipo muscular y neurológicas.

Call Now ButtonLlámanos Ahora
Abrir chat
¿Necesitas un cita?