Uso de antiinflamatorios, analgésicos y corticoides para el dolor 

Estudio de la pisada y readaptación a medida
10 septiembre, 2018
Entrenamiento isioinercial. Qué es y cuáles son sus beneficios.
1 octubre, 2018

Frecuentemente encontramos pacientes que hacen un uso continuado de medicación para aliviar una dolencia. Es muy normal buscar este alivio de los síntomas y en ocasiones puede ser de gran ayuda. Pero, debemos conocer previamente las características de este tipo de tratamiento para que no supongan un lastre y en un futuro nos traigan aún más problemas.

¿Qué debemos tener en cuenta?

En primer lugar, esta medicación silencia el problema que estamos teniendo y si no aportamos otro tipo de tratamiento enfocado a solucionar el origen solo estamos poniendo un parche que a la larga puede hacer que nuestro problema crezca.

Por otro lado, como un producto químico que son:  intoxican nuestro cuerpo y por tanto se resienten nuestro riñones e hígado. Esto puede ser un problema ya que existen multitud de dolores relacionados con el mal funcionamiento de estas vísceras y por tanto quizás lo que tomamos para aliviar un dolor nos puede acabar produciendo problemas mayores.

Hay estudios que muestran el efecto proinflamatorio de los medicamentos antiinflamatorios cuando son tomados en dosis altas durante mucho tiempo. A esto, se suman los efectos secundarios que ya traen de serie, que generalmente afectan a los tejidos produciendo una degeneración de los mismos. Por esto una infiltración con corticoides es muy eficaz para tapar el dolor a corto plazo pero produce un daño en el tejido. Que en un futuro nos producirá una perpetuación de la lesión si no se aplica otro tratamiento enfocado a solucionar la ESENCIA del problema.

Por todo esto si estás pensando en tomar o ya tomas esta línea de medicamentos debes ser consciente de sus características y de las consecuencias que pueden traer. Desde la fisioterapia sugerimos valorar cuán necesario es para cada situación la administración de estos químicos, intentar limitarlos al mínimo necesario y sobretodo tratar el origen del problema para que no vaya a más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *